El teatro lírico nacional y extranjero en el Ecuador hasta la primera mitad del siglo XX

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Ketty Wong

Resumen

Este artículo explora la actividad artística que las compañías extranjeras de ópera, opereta y zarzuela desarrollaron en Guayaquil y Quito en la segunda mitad del siglo XIX y primera mitad del siglo XX. También examina la influencia que ejercieron los músicos extranjeros residentes en el país en la formación de los primeros cuadros líricos nacionales. Con este fin se examina el rol que tuvieron los teatros, conservatorios, sociedades artísticas, empresarios y estudiantes de canto y declamación en las primeras producciones nacionales, tanto en Quito (1926-1932) como en Guayaquil (1932-1947). Las temporadas líricas que las compañías extranjeras presentaron en el Ecuador no solo dieron a conocer las famosas óperas, operetas y zarzuelas europeas del siglo XIX, sino que también fomentaron en la comunidad artística el deseo de realizar producciones nacionales de las mismas. A su vez, esta actividad generó entre los compositores ecuatorianos el deseo de cultivar un teatro lírico con temáticas y escenarios propios del país, un repertorio que actualmente es desconocido por falta de preservación de las partituras.

Palabras clave
Ecuador; compañías líricas; ópera; Angelo Negri

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Dosier
Biografía del autor/a

Ketty Wong

Ketty Wong es miembro de la Academia Nacional de Historia del Ecuador, ex-becaria Fulbright, y profesora de Musicología y Etnomusicología en la Universidad de Kansas. Graduada en el Conservatorio Antonio Neumane de Guayaquil, tiene una maestría en Musicología por el Conservatorio Chaikovsky de Moscú, y una maestría y un doctorado en Etnomusicología por la Universidad de Texas en Austin. En el 2010 recibió el Premio de Musicología de la Casa de las Américas (Cuba) con su estudio “La música nacional: Identidad, mestizaje y migración en el Ecuador”. Una versión en inglés fue publicada en Estados Unidos (2012) y ganó el premio LASA-Ecuador de la Sección de Ecuatorianistas de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (2013). Es autora del libro Luis Humberto Salgado: Un quijote de la música (2004) y co-autora de los libros Corsino Durán Carrión: un trabajador del pentagrama (1994) y Julio Cañar (1993). Ha publicado artículos sobre la música ecuatoriana en enciclopedias musicales y revistas académicas internacionales. También estudia la recepción de los bailes sociales del occidente a lo largo del siglo XX en China.